AcercaComo TrabajamosPara compartirVĂ­veloEl corchocontacto.php

 



20 de Junio de 2018
Es una EXPERIENCIA vital de saberse amada por Dios, llamada y enviada a compartir éste amor; ser testigo del amor de Dios Trinitario... promotora de ETHOS.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Anónima

20 de Junio de 2018
Quiero decir que el haber estado 1 semana ahí, cambio completamente el sentido de mi vida, conocí a amigos increíbles y verdaderos.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Francisco Alvarez

20 de Junio de 2018
Ethos fue no solo una experiencia o una vivencia bonita, fue un verdadero encuentro con Cristo. Venía de una situación en donde se requiere mucha confianza de mi parte para lo que me depara, ya que es algo en donde no tengo control y en Ethos encontré algo que no me esperaba. Me encontré con un verdadero consuelo y muchas luces sobre lo que debería de hacer y pensar al respecto. Me encontré de nuevo con la enorme familia que ya tenemos en la Iglesia; nuestros sacerdotes, consagrados, consagradas y matrimonios. Me encontré de nuevo con el propósito de nuestras vidas el de amar y ser amados porque Él nos amo primero y nos creo por amor. Reconocer eso de nuevo fue fortalecerme para lo que viene y es ahí donde me di cuenta que me llamó a vivir Ethos para recobrar fuerzas como alguien en la lucha por la santidad, que no tengo que tener miedo, ni desanimarme porque el Señor y Dios esta conmigo dondequiera que vaya. Anímense a ir, es para todos y la Teología del Cuerpo es el traductor que necesitamos para encontrarnos con Cristo y con la Iglesia para nuestra generación en busca desesperada por el significado de nuestra vida.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Samuel Campos

20 de Junio de 2018
Yo fui a Ethos desconfiado y por inercia de la vida. Llegando allá, mi impresión, al ver todos los bailes y cantos, fue de incomodidad principalmente. Fue desde aquello y las palabras que Lorea Bringas nos dirigió al principio, que me desconcertó la desenvoltura y efusividad del ambiente que había entre todos. No fue sino hasta la misa y la posterior adoración, que me empecé a dar cuenta de la enorme sed de mi alma, y las profundas heridas que la tenían lacerada. Me di cuenta de que había hecho un esfuerzo enorme por cubrir con las máscaras de la pretensión y la soberbia éstas heridas, y su consecuente resentimiento y odio. Vi que mi corazón estaba entumecido, y en camino al endurecimiento.Todo el proceso del campamento, en torno a Cristo eucaristía, a los sacerdotes y consagrad@s, y al ambiente alegre, libre de toda pretensión y miedo al ridículo, dejaron mi alma en una situación de profundo consuelo y protección. Ésto se debe al resquicio, minúsculo aún, de conciencia que tengo de que soy hombre creado, imagen y semejanza de mi creador, príncipe de la creación y heredero del cielo, regalo de infinito valor para el mundo, y de que todos los hombres son hermanos dignos de la misma manera. Es nuestra sexualidad y nuestro deseo sexual lo que, por ser imagen de Dios, nos encuentra en comunión de infinita fecundidad con nuestros hermanos los hombres, a través de Cristo. ¡Bendito sea Dios por hacerme hombre y bendito sea por haber creado a las mujeres! Aquí aprendí, a través del amor sincero, lo bueno que es mi cuerpo y la altísima dignidad que posee mi humanidad. No hay palabras correctas para describir lo que viví, vivan ustedes la experiencia, que dura para toda la vida, pues es la experiencia de la Verdad que nos hace libres.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Anónimo

20 de Junio de 2018
Después del campamento me llevo a Jesús en mi corazón. Pude tener un reencuentro con Cristo y saber que soy amado, que nací de amor y para eso estamos, para dar amor. Cada persona jugó un papel importante, desde el staff hasta los compañeros. Tienes una visión del camino que Dios tiene para ti.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Raúl Rivera Flores

20 de Junio de 2018
Cambio mi prespectiva de la comunidad católica. Verdaderamente vi en los sacerdotes y en las consagradas Fé y amor al hablar de Jesús. Me la pase perfecto en un ambiente positivo, vimos temas interesantes que creo podrían aterrizar un poco más como la del hombre histórico. Gratitud eterna a ETHOS por crear esta mágica atmósfera llena de Dios.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Anónimo

20 de Junio de 2018
Creo que no iba con expectativas, sin embargo si rompió el "estereotipo" retiro. Todo fue muy padre; no obstante, para mí fue una experiencia muy fuerte. Me encontré en un dilema interno, donde realmente anhelaba encontrar algo poderoso y me sorprendí al enfrentarme a la pregunta QUIÉN SOY? Fue una batalla interna contra mis mascaras, dejándolas a un lado y sentirme fuera de lugar, sintiendo que literal no podía acercarme a conversar con alguien y no sentir que había algo verdaderamente vacío en mí. Fui comprendiendo por qué, con las sesiones, intentaba e intentaba pertenecer y en muchos momentos llegue a sentir una soledad, que me frustraba. Lo más hermoso fue que ahí encontré a Jesús. Me llevo en el corazón cada momento compartido con Jesús Eucaristía, sobre todo la imposición de manos, donde no puedo poner en palabras el que literal ví a Jesús; aunque sabía que físicamente era el Padre Carlos, Jesús me quito mis lentes, me vió a los ojos, con una ternura inigualable y me dijo "Tu pasado ya no importa, a partir de este momento tu darás fruto y ese fruto subsistirá. Tu me ayudarás a sanar el mundo." En ese momento, por primera vez en mi vida, tuve la certeza de ser hija amada de Dios.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Anónima

20 de Junio de 2018
Cuando llegué a ETHOS, no tenía ni idea a lo que me estaba metiendo ni que era a lo que iba. Me habían hablado bien de la experiencia pero yo iba en completo miedo y duda sobre lo que me esperaba. Salí de ahí completamente renovada, tuve un encuentro con Dios como nunca antes lo había tenido y comprendí cosas que nunca me imaginé poder resolver. El campamento me dio la oportunidad de abrir mi corazón a Dios y todo lo que tenía que decirme, a escucharlo. ETHOS no fue solo un retiro, fue una experiencia de vida, una enseñanza, una oportunidad para concer a personas nuevas y para abrir mi corazón a todo lo que Dios tiene y quiere para mi. GRACIAS Amor Seguro.

CAMPAMENTO ETHOS, Valle de Bravo 2018
  
Marcela González

24 de Febrero de 2018
Jesús te invita a Su Tierra! A mirar lo que Él miró, escuchar lo que lo rodeaba y sentir con Su Corazón! Para mí Tierra Santa fue una experiencia del amor de Dios sobretodo de su paternidad... fue un reafirmar mi sed de conocerlo, de santidad, de valorar el don de la vida, el sacerdocio y la importancia de la familia. Tierra Santa no es un viaje, es una experiencia viva de Dios que toca tu corazón y te hace profundizar en el amor! Es vivir la comunión con un grupo de personas que buscan el mismo cielo que anhelas tu! Este peregrinar me recordó que no estoy sola! Es un llamado a la esperanza, a la civilización del amor y a perseverar y profundizar en el camino de la fe como Iglesia, como hijos amados de Dios! Gracias a todo el equipo, por responder a la invitación que el Señor les hace, y por hacer de esta experiencia una vivencia tan especial!!

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Michelle

24 de Febrero de 2018
La experiencia de vivir Tierra Santa de la mano de las Catequesis de San Juan Pablo II, es algo fuera de serie, una gran oportunidad para quien puede hacerlo.
Los expositores de Amor Seguro logran llegar al corazón de las Catequesis transmitiendo con su propio testimonio lo que Juan Pablo II proféticamente anunció con la Teología del Cuerpo.
Un curso que se puede tomar todas las veces que se quiera ya que nunca se deja de aprender cuando el corazón está dispuesto y abierto.
Gracias al equipo de Amor Seguro por esta experiencia inolvidable.

TIERRA SANTA, FEBRERO 2018
  
Anónimo

VER MÁS  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44  

© Amor Seguro, A.C.| Todos los derechos reservados | Mérida, Yucatán, México | Website por