Orgullosamente católico: Emmanuel

por Amor Seguro, A.C. el octubre 3rd, 2012

Domingo 23 de Septiembre de 2012 12:30hrs. | Carlos Villa Roíz

“Vergonzoso es sentir vergüenza de nuestras creencias”, afirmó Emmanuel, artista y cantante internacional, en entrevista exclusiva para el semanario Desde la fe. Emmanuel, quien alcanzó la fama desde joven gracias a la interpretación de temas populares, pero que poco a poco fue destacando por su religiosidad, considera que “no vivimos en un país en donde te persigan o te quiten la vida por pertenecer a tal o cual religión. En realidad, lo que ocurre es que a muchos les da miedo ser rechazados por su núcleo social; piensan mucho en el ‘¿qué dirán?’, y no en el ‘¿qué dirá nuestro Dios?’ ni en la tristeza que le podemos ocasionar con nuestra tibieza. Algunos viven encerrados en sí mismos, y el orgullo no los deja ver la luz que le da claridad a nuestro espíritu y que proviene solamente del amor a Jesús”. Emmanuel asegura que “si alguien nos pregunta sobre nuestra fe, debemos tener valor y decir con firmeza lo que ocurre en nuestros corazones, sin pelearse con nadie; no se trata de salir a la calle a gritar lo que creo o lo que no creo, pero tampoco de esconder nuestra fe por vergüenza. Al expresar nuestra fe le damos valor a aquellos que creen, pero no saben qué hacer para afirmar su amor a Dios”.

Emmanuel también habló de la importancia de tener una religión en estos tiempos difíciles: “¿Cómo vivir en paz con un espíritu vacío? No imagino al ser humano sin un verdadero desarrollo espiritual. Una sociedad deshumanizada proviene de quitarle importancia a Dios, dejándolo de lado. De ahí brota un individuo egoísta con un vacío interior que lo arrastra hacia la depresión y que trata de fugarse a través del alcoholismo, la drogadicción, la sexualidad descontrolada, las compras compulsivas y la violencia, entre otros muchos espejismos, en donde la familia pierde significado, y los valores como la dignidad, la moral, la fidelidad, la honestidad, el respeto a la vida, así mismo y a los demás, terminan en la basura”.

Agregó que la carencia de Dios empuja al hombre al hedonismo, al culto de sí mismo. “La belleza externa es lisonjera, pero pasajera, va muy por encima de la belleza interior que es la única que puede darnos una verdadera felicidad; esa que hace sonreír a los que nos rodean y que nos acompañará en el transcurso de nuestra vida, ofreciéndonos paz y armonía si la cultivamos a través del amor de Dios”, respondió. Al preguntarle si ha tenido problemas por ser una persona abierta a la evangelización de las multitudes, respondió: “Sólo una vez. Hace algunos años, en España, un locutor de radio me preguntó en son de burla y de una manera muy displicente, que si en América Latina creíamos mucho en Dios, y directamente que si yo era muy creyente, como si quisiera decir ‘en el subdesarrollo de América Latina…’. Mi respuesta fue muy dura; entre otras muchas otras cosas contesté: “Creo en Dios más que en este programa, que en esta radio, que en ti y que en mí, pues todo lo que tengo me fue dado por Él”. Se armó un lío; los oyentes indignados empezaron a hablar por teléfono; unos que sí, otros que no, y las líneas telefónicas se colapsaron. El director de la estación apareció en escena y el lío continuó, tuvieron que dar una disculpa al aire por haber ofendido la fe católica”. Para el reconocido cantante, se van creando patrones de comportamiento a través del ejemplo, pues “si me hubiera quedado callado, ¿qué hubiera pasado en el corazón de muchos creyentes?, ¿se hubiera enfriado un poco su fe?, ¿hubiera inducido más la pérdida de fe de otros?. La imagen y la responsabilidad de los artistas y la repercusión que deriva de los comentarios o de los actos que realizamos es enorme, sea para bien o para mal, ante un público que te sigue o que simplemente te escucha. “Mi compromiso con Dios, Jesucristo y la Virgen María va más allá de todo lo que pueda yo desear, y mucho más allá de las ilusiones o promesas que pueda darme este mundo. Doy gracias a Dios por haberme acompañado durante todos los días de mi vida, en mi dolor y en mi alegría, y le pido que siga a mi lado y que llene mi hogar hasta el día que tenga que encontrarme con Él”, concluyó.

Nota publicada en: Desde la Fe

Sin comentarios

Deja un comentario

Nota: No publicaremos tu e-mail.

Suscribirme al feed de este comentario via RSS