Pero, ¿no podría pensar alguien que así asegura que se casará?

por Amor Seguro, A.C. el enero 25th, 2012

La experiencia dice que muchos novios que mantienen relaciones sexuales al final terminan por no casarse. En efecto, un empirismo razonable (es decir, algo fundado en cuestiones lógicas) lleva a afirmar que es fácil que los novios que mantienen relaciones sexuales prolongadas en su noviazgo (es decir, durante meses o años), no concluyan su noviazgo en matrimonio.

Es frecuente encontrar chicas que, luego de haberse entregado a su novio, vienen con el corazón destrozado (y destrozada también el alma), deshechas en llanto: es que ahora el novio les ha dicho que no está seguro de quererlas, que le den tiempo. Luego del tiempo, les dice que su cariño se ha apagado, y lo mejor es quedar como amigos. Se sonó las narices con el kleenex y ahora manda el kleenex al bote de la basura. El tipo se desencantó.

¿Por qué suele haber desencanto hacia sus novias en los novios que mantienen relaciones sexuales? Podemos encontrar algunas razones. No es que sean reglas generales, simplemente se trata, dijimos, de un empirismo razonable.

Una de ellas es que él podrá pensar: Si ésta me resultó fácil, ¿quién me asegura que no lo hará después con otro?

O podrá pensar también: ¿Casarme? Ya no tiene chiste. ¿Qué más podrá ofrecerme? Ya le saqué todo lo que podía.

O bien: ¿Esta? La verdad, ya me fastidió. Buscaré otras con mayores atractivos, quizá sólo por la emoción de lo desconocido.

O también podrá venírsele esta idea: No vale la pena. ¿Qué garantías de mujer puede darme la que me entregó su virginidad? Y peor aún si ya la traía perdida: Es una cualquiera, no vale la pena echarme el compromiso.

Si piensa en sus posibles hijas futuras, ¿le gustaría compararlas con una madre así?

Quizá se resuman las razones anteriores en lo que decía una muchacha bañada en llanto y gimiendo llena de tristeza: Primero me presionaba para hacer el amor y ahora dice que soy una p…

Autor: P. Ricardo Sada Fernández Sacerdote de la Prelatura del Opus Dei

– La pureza de las jóvenes – Noviazgo y sexualidad

Sin comentarios

Deja un comentario

Nota: No publicaremos tu e-mail.

Suscribirme al feed de este comentario via RSS